domingo, 5 de febrero de 2017

BELLEZA: CÓMO PROTEGER NUESTRO ROSTRO EN INVIERNO

Hola chicas! Como ya os comenté, los Domingos toca post de belleza así que aquí os traigo uno nuevo. Como aún nos queda Invierno por delante y estamos pasando por época de mucho frío, sobretodo en determinadas zonas del país, he pensado que os resultaría interesante que os dejara algunos consejos sobre cómo proteger nuestro rostro de los efectos que el frío puede tener sobre él. La piel de nuestro rostro es una zona muy sensible, y si no la cuidamos y la protegemos bien, podemos acabar padeciendo las consecuencias, por este motivo es importante que nos pongamos manos a la obra y comencemos a poner en marcha ciertos hábitos que nos ayudarán a lucir una piel perfecta todo el año. 

Las temperaturas gélidas hacen que nuestras mejillas tomen un color rosado muy bonito, el problema viene si no cuidamos nuestra piel como deberíamos, ya que se puede dañar con facilidad. Las bajas temperaturas congestionan nuestra piel ya que causan una vasoconstricción de los capilares que evita que llegue suficiente oxígeno y nutrientes a las células cutáneas y provoca, a la larga, una piel apagada y mate. El frío también retrasa el ciclo de renovación celular, algo que provoca que se acumulen células muertas que impiden la secreción sebácea que, a su vez, provoca sequedad, tirante y falta de hidratación. En este caso la piel se deshidrata y según el caso, puede llegar a irritarse, apareciendo rojeces y descamación. Los cambios bruscos de temperatura (del frío del exterior, a la calefacción de casas, escuelas, trabajos, etc) aumentan la posibilidad de que aparezcan capilares dilatados en la cara, especialmente en la zona de las mejillas. A estas rojeces se les da el nombre de cuperosis o arañas vasculares.
Para evitar que todo esto nos suceda, debemos limpiar la piel mañana y noche con cosméticos suaves, para que respire, e hidratarla para que se mantenga sana y realice todas sus funciones de forma correcta.

1-COMO CUIDAR NUESTRO ROSTRO CUANDO LLEGA EL FRÍO.
Una medida muy importante es mantener el calor. Para ello debemos optar por cosméticos cremosos y ricos que nos ayuden a abrigar la piel y ejerzan de barrera frente a las inclemencias del tiempo. Es importante que hidraten la piel pero también que repongan los lípidos, así que lo mejor es que contengan sustancias nutritivas como manteca de karité, cacao o aceites. También debemos recurrir a bufandas y gorros para cubrir nuestro rostro y mantenerlo caliente, ademas de abrigar bien nuestro cuerpo para no pasar frío y así evitar resfriados y gripes.
-El agua que utilicemos no debe estar ni demasiado caliente ni demasiado fría ya que aumentaría la deshidratación y el riesgo de cuperosis. Por esa misma razón debemos evitar el uso de productos agresivos para la piel, como algunos jabones y exfoliantes.
-Protección solar ¿también en invierno? Sin ninguna duda. Nuestro rostro debe estar protegido del sol todos los días del año, incluso cuando está nublado, ya que los rayos ultravioleta atraviesan las nubes. Si hay nieve debemos escoger fotoprotectores con un índice muy alto (SPF 50+) ya que ésta refleja el 80 % de las radiaciones solares ya aumenta la posibilidad de quemaduras en las zonas que tengamos expuestas como mejillas, nariz u orejas.

2-COMO PROTEGER LAS ZONAS SENSIBLES DEL ROSTRO.
A parte de la piel, en general, hay ciertas zonas de nuestro rostro que son más sensibles y padecen de una forma más dura los efectos del frío. Es por ese motivo que debemos prestarles una atención especial y así evitar problemas.
-Labios: Seguro que cuando hace frío notáis los labios más secos, incluso se pueden llegar a grietar hasta el punto de sangrar. Para evitar que esto nos pase debemos protegerlos con bufandas y con un bálsamo labial que debemos aplicar tantas veces como sea necesario para evitar que se sequen. Muy importante es no mojar nuestros labios con saliva ya que lo que conseguiremos es que se deshidraten y sequen aún más.
-Contorno de ojos: Esta zona es muy sensible debido a que su piel es más fina y delicada. Para evitar que el frío pueda inflamarla provocando bolsas y ojeras debemos usar gafas de sol y un cosmético específico con protección solar, sobretodo si vivimos en zonas donde hay nieve o practicamos deportes de invierno. Es importante que cada noche apliquemos en la zona del contorno de ojos, un producto calmante y descongestivo.
-Nariz: Su piel no es muy fina pero al respirar el aire frío del ambiente y exhalar aire caliente, la zona se somete a una constante humedad y cambio de temperatura que la enrojece y la vuelve más débil. Si además, nos resfriamos, puede llegar a irritarse y descamarse. Para evitarlo debemos usar un bálsamo reparador específico para el frío que calme y proteja nuestra nariz del frío. Este tipo de bálsamos se pueden encontrar en farmacias y tiendas especializadas. 
-Orejas: Es una zona muy vulnerable debido a su gran vascularización y a que están separadas del cuerpo. Para evitarles daños debemos taparlas con gorros y bufandas y resguardarlas con cremas ricas y oclusivas, como las que usamos en el rostro, así como protector solar.

3-COSAS A TENER EN CUENTA,
Además de todo lo que os he comentado antes, hay una serie de cosas que debemos tener en cuenta:
-Nutrir la piel: Es importante proporcionar un plus de confort a nuestra piel aplicando una mascarilla nutritiva que nos ayude a reparar los daños y a preparar nuestra piel para enfrentarse a las frías temperaturas.
-Vitamina C: Para hacer frente al frío es importante que aumentemos el consumo de alimentos ricos en Vitamina C como los cítricos o los kiwis. Además de protegernos para evitar resfriados, aumentarán la producción de colágeno y nos aportarán antioxidantes que evitarán el envejecimiento celular.
-Cuidado con la calefacción: Lo ideal es mantener la temperatura entre los 20 y los 22 grados centígrados como máximo y aumentar la humedad con humidificadores o colocando toallas húmedas o vasos de agua sobre los radiadores.
-Alcohol y tabaco: Además de no ser muy saludables, son productos muy tóxicos que generan radicales libres que envejecen nuestra piel y empeoran el estado de nuestra piel. Es por eso que hay que evitar o reducir su consumo si queremos que nuestra piel luzca bonita y saludable.

Y esto es todo. Como podéis comprobar, si tomamos unas sencillas medidas de precaución, nuestra piel no notará los efectos del frío y se mantendrá perfecta todo el invierno. Espero que este post os haya servido de ayuda. La próxima semana os dejaré con nuevos consejos de belleza y salud para que estéis cada día más guapas y saludables.

Hasta pronto bellezas! Un beso enorme para todas!