miércoles, 12 de octubre de 2011

COMO TRATAR LOS PROBLEMAS DIGESTIVOS EN OTOÑO

Hola Chicas! Hoy os dejo el último post "Especial Otoño". En este caso os hablaré sobre como tratar los problemas digestivos tipicos de esta estación. Espero que os sea de utilidad. Besos!
Es difícil establecer una causa clara por la que aumentan los problemas digestivos, pero el final de los días relajantes del verano y la adaptación al estrés de la vida diaria, podría estar relacionado. El estrés reduce el frosor de la mucosa digestiva, además, el cortisol es una hormona que segregamos en mayor cantidad cuando sufrimos estrés. esta hormona afecta nuestro sistema digestivo y puede producir un estado de acidez estomacal e incluso úlceras estomacales.
1-¿QUÉ DEBEMOS COMER PARA COMBATIRLO?
-Higos y calabaza: son alimentos que contienen mucílagos (fibra que protege las mucosas internas del organismo) porque nos pueden ayudar a paliar los síntomas digestivos. Son ricos en mucílagos: la calabaza, los higos, la borraja y las judías verdes. Además, piensa que los vegetales en general exigen un esfuerzo menor del organismo para procesarlos.
-Cuidado con la acidez de los cítricos: la naranja, el limón y el pomelo producen molestias estomacales y en zumo se enmascara más, pero no lo elimina.
-Evita el alcohol: abstinencia total. El alcohol es un tóxico para el tejido digestivo.
-Mejor si no tomas café: conviene evitar tanto el café normal como el descafeinado. Ambos presentan un alto potencial de irritar las mucosas del esófago y estómago en personas con problemas digestivos.
-No abuses de las especias: es mejor evitar un alto consumo, particularmente las picantes.
-Caprichos, solo de vez en cuando: debería espacirse lo máximo posible el consumo de alimentos superfluos: refrescos, bollería, repostería, helados, golosinas, aperitivos salados y salsas ricas en grasa.
-Mejor carnes blancas: la carne y el pescado son difíciles de digerir. Reduce su consumo, sobre todo por lo que respecta a las carnes rojas. Son preferibles las blancas pero eso no quiere decir que podamos abusar de ellas. Como opción aún más sana, puedes optar por las carnes vegetales como el tofu, el seitán, etc.
-Proteínas las justas: el pescado es mejor opcion que la carne. Sobre todo el pescado azul ya que los ácidos grasos que contiene son beneficiosos porque disminuyen el colesterol. Aun así, tampoco se puede abusar. Piensa que al día 60 gramos de proteína son suficientes y un plato de legumbres ya las aporta.
2-HÁBITOS QUE DEBES ADOPTAR: 
-Come con calma: si comemos de forma relajada, evitaremos comer demasiado y a la vez favoreceremos una mejor digestión. Para relajarse no hay normas. el secreto está en que se come menos cuando se come despacio, porque a los 10 minutos de empezar, el estómago avisa de que está saciado.
-Corta y mastica bien: un buen truco para comer la carne o el pescado más despacio es no trocearlos antes. Lo ideal es ir cortando la carne con el cuchillo a medida que comemos. Además es mejor cortar trozos pequeños porque así podremos masticarlos mejor.
-Comidas ligeras: es particularmente importante antes de dormir. Si nos acostamos con el estómago muy lleno, hay muchas posibilidades de que empeoren los problemas.
-No abuses de los fármacos: el estrés del cambio estacional suele provocarnos dolores de cabeza, espalda y musculares que tratamos con antiinflamatorios o antirreumáticos. Puntualmente no son perjudiciales pero sí si los convertimos en un hábito.
3-ALIMENTOS QUE NO TE PUEDEN FALTAR:
-Pepino: aporta vitamina A, básica para el buen estado de la piel y la vista.
-Calabaza: una buena fuente de fibra que sacia y mejora el tránsito intestinal.
-Boniatos: tiene una composición parecida a la patata pero da más energía.
-Granadas: es una fruta muy poco calórica y aporta potasio.
-Setas: ayudan a producir vitamina D y con ello a mineralizar huesos y dientes.
-Uvas: muy calóricas pero con beneficios para la salud.
-Repollos: son muy nutritivos por su riqueza de vitaminas y minerales.
-Castañas: es de los frutos secos con menos calorías.
-Mandarina: con vitamina C, aunque menos que la naranja, y ácido fólico (ideal para embarazadas).
-Guisantes: su vitamina B1 permite transformar los carbohidratos en energía.