sábado, 14 de enero de 2012

DEPÚRA TU CUERPO CON TÉ ROJO

El té rojo o Pu-Erh ocupa un lugar de honor entre todos los aliados adelgazantes que nos brinda la naturaleza. Conocido en la China milenaria como "el té de los emperadores" y en Occidente como "devorador de grasas", el té rojo, a diferencia del resto de tés, tiene unas cualidades especiales que reducen los índices de grasa del organismo. Y todo gracias a su especial proceso de fermentación. De hecho, se descubrió fruto de la casualidad, cuando se intentó alargar la conservación del té verde. E·l resultado fue un té de mayor fermentación, marrón rojizo, muy resistente y, lo más importante, con mayores propiedades terapéuticas. Sus efectos adelgazantes se consiguen desde varios frentes: activa el metabolismo del hígado, de modo que actúa como eficaz desintoxicante y depurativo; estimula la secreción de las glándulas digestivas, facilitando la digestión de las comidas grasas; disminuye el nivel de "colesterol malo", triglicéridos y ácido úrico; y regula el tránsito intestinal. Pero no sólo ayuda a adelgazar, por algo los chinos lo consideran un elixir de salud. Y es que el té rojo refuerza el sistema inmunitario, preserva de infecciones e incluso actúa como un efectivo tónico para levantar el ánimo.
1-CÓMO PREPARAR ESTA TISANA QUEMAGRASAS
Pon agua a hervir y, antes de que empiece la ebullición, añade una cucharadita de té rojo por taza. Deja reposar entre 2 y 5 minutos, según se quiera más o menos intenso. Añade unas gotas de canela y endulza con miel.
2-TOMA TRES TAZAS AL DÍA
Estudios realizados en Francia, Hong Kong, China y Japón han demostrado que tomar 3 infusiones de té rojo al día son suficientes para ayudar en la pérdida de peso. Esa misma dosis contribuye también a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos, por lo que se aconseja en personas con riesgo de enfermedad cardiovascular. En cualquier caso, es mejor consultar con un médico.
3-MÁS BENEFICIOS PARA LA SALUD
Además de un aliado contra el sobrepeso, esta infusión tiene poder antibiótico y previene infecciones. Dos ejemplos claros: aumenta la resistencia a los parásitos intestinales, por lo que resulta muy útil para combatir las infecciones estomacales; y bloquea las bacterias de la caries. Al contener cafeína, su consumo estimula el sistema nervioso central e incrementa la presión sanguínea.
4-NO AÑADIR AZÚCAR
Si el objetivo es perder peso, ni el té rojo ni ninguna otra infusión debería endulzarse con azúcar blanco, pues éste es rico en glucosa, producto ya metabolizado que se convierte en glucógeno y, por lo tanto, en grasa. En el caso de que el sabor resulte algo fuerte o amargo, es preferible endulzar con productos naturales o integrales como la miel, el azúcar de caña, la melaza o el jarabe de arce.
5-SIN EFECTOS SECUNDARIOS
Este tipo de té, en comparación con otros distintos o de inferior calidad, es bajo en ácidos tánicos, por lo que pueden consumirlo incluso las personas con el estómago delicado, ya que no es irritante. Como cualquier otra bebida que contenga cafeína, se desaconseja su consumo en niños, mujeres embarazadas y durante la lactancia.
6-PARA LEVANTAR EL ÁNIMO
La infusión de té rojo o Pu-Erh tiene un color rojo fuerte, más intenso según hayan estado más tiempo las hojas en disolución. Su sabor térreo no recuerda a ningún otro té. Es fácilmente asimilable, agradable y si se prepara cargado recuerda un poco al café. De hecho, es un sustitutivo perfecto a dicha bebida, ya que el té rojo, por su contenido en cafeína, teína y teobromina, tiene propiedades tonificantes y revitalizantes, eleva el ánimo, calma la irritabilidad e incluso ayuda a combatir las depresiones ligeras