domingo, 2 de octubre de 2011

OTOÑO: CAMBIOS EN NUESTRO ESTADO DE ÁNIMO

Hola chicas! Llevamos unos días en la nueva estación, y con el Otoño, también vamos a notar algunos cambios que nos van a afectar fisica y animicamente.  Los síntomas más frecuentes que notaremos son: cambios en el estado de ánimo, alergias, problemas con el aparato digestivo y problemas respiratorios. Para que sepamos como tratarlos, he pensado que os resultaría útil dejaros unos post especiales dedicados a cada uno de estos problemas. Hoy empezaré con los cambios de animo. Espero que os resulte de utilidad. Besos!

¿ESTÁS TRISTE O BAJA DE ENERGÍA?
Con la nueva estación muchos sufrimos un bajón anímico y físico sin saber por que. A veces es más serio y presenta fatiga mental, ansiedad de comer y de dormir. Este desajuste de nuestro ritmo interno puede llegar a ocasionar un cambio bioquímico en el cerebro. Algunos especialistas piensan que este fenómeno se produce por una falta de rayos solares, porque los días se acortan y son menos luminosos. Pero también pueden apuntar otras causas.
-POSIBLES CAUSAS: 
*Astenia: no solo sucede en primavera, también existe la astenia otoñal. No es una enfermedad como tal, sino que se trata de una falta de hierro.
*Acúmulo de toxinas: muchas personas vuelven a la ciudad y adoptan hábitos tóxicos tanto ambientales como alimentarios. Llega un punto en que el organismo se desborda y estas toxinas del aire y de la comida (polución, tabaco, café, demasiada glucosa, etc) se acumulan entre las células. Esto no solo puede provocar fatiga y decaimiento sino también otros problemas como retención de líquidos, celulitis, dolores articulares, torpeza, etc. Además, las personas con exceso de toxinas, también envejecen antes. Por este motivo debemos cuidar nuestro hígado, que es un gran filtro de toxinas. Un órgano muy castigado, no solo por el alcohol, sino también por mala dieta y el estrés.
*Trastorno afectivo estacional: en otros casos más pronunciados estos síntomas pueden llegar a ser una patología psiquiátrica que se conoce como trastorno afectivo estacional. Las personas que trabajan muchas horas en oficinas con pocas ventanas pueden experimentar síntomas todo el año.

 -QUE COMER PARA COMBATIRLO:
*Apúntate a la dieta mediterránea: es la mejor dieta a seguir debido a su capacidad protectora frente a los estados depresivos. Las caracteristicas principales son el consumo abundante de cereales y derivados (pasta, arroz, pan), legumbres, frutas, frutos secos, verduras y hortalizas, con menores cantidades de pescado, aves, huevos y derivados lácteos y aún menos de carnes rojas.
*Los dulces, con mesura: cuando estamos alicaídas muchas veces nos da por comer. Por ejemplo, alimentos muy calóricos y dulces. Tomar con frecuencia alimentos que contengan azúcar, es contraproducente porque son muy oxidantes (favorecen el envejecimiento de las células). Los dulces se pueden tomar, pero con mucha mesura.
*Añade más hierro a tu dieta: cereales, verduras y legumbres aportan gran cantidad. Y toma cítricos, con vitamina C, que favorece la absorción de hierro y evitará la anemia.
*Pon melatonina a tu menú: esta es una hormona que segrega nuestro cerebro y que nos ayuda a descansar bien para levantarnos con energía. Los alimentos que ayudan a nuestro organismo a producirla son: avena, cerezas, maíz, vino tinto, tomate, patatas, nueces y arroz.

-HÁBITOS QUE DEBES ADOPTAR:
*Toma luz: a falta de sol, se recomienda exponerse a la luz natural como mínimo 30 minutos al día. No es bueno quedarse encerrado en cas o en la oficina. Sal a pasear o abre la ventana, asómate media hora. Así obtendrás la dosis de luz que el cuerpo necesita para su funcionamiento.
*Duerme bien: para descansar y levantarse con fuerzas, como mínimo de 7 a 8 horas.
*Café lo justo: si puedes pasar sin él, mejor. Pero si te ayuda a despejarte y lo tienes muy incorporado en tu dieta, puedes consumirlo con moderación. Una o dos tazas no perjudican pero más altera los biorritmos.
*Respeta tus horarios: para sincronizar tu reloj interno procura que las horas de comer sean siempre las mismas. Y no es bueno cenar demasiado tarde. Las 5 comidas clásicas permiten regular el funcionamiento del páncreas. Recuerda comer más o menos cada 3 horas.
*Practica algún ejercicio: si te sientes fatigada, en contra de lo que puedas pensar, hacer ejercicio probablemente te ayude a sentirte mejor. Cuando hacemos deporte, nuestro cerebro segrega endorfinas, un tipo de proteínas que aumentan la sensación de bienestar.