miércoles, 18 de mayo de 2011

LOS ALIADOS NATURALES DE NUESTRA BELLEZA


La naturaleza nos ofrece casi todo lo necesario para nuestra supervivencia pero también es una gran aliada para nuestra belleza ya que podemos encontrar a nuestra disposición infinidad de plantas para preservar la salud de nuestra piel. La industria cosmética ha sabido aprovechar estas cualidades para elaborar sus productos y poder responder a la demanda de productos naturales que hay actualmente. Algunos de los ingredientes más conocidos de estos cosméticos, son los siguientes:

-ROSA MOSQUETA: ¿quién no ha oído hablar de ella? Es un clásico de la cosmética natural y una de las plantas mejor consideradas para el tratamiento de la piel. Gracias a su contenido en ácidos grasos, la rosa mosqueta tiene propiedades antioxidantes, regeneradoras, nutritivas e hidratantes. Es la mejor aliada para mantener la piel del cutis tersa y firme, minimizar las arrugas, cicatrices o estrías y eliminar las manchas cutáneas. Se recomienda sobretodo para las pieles secas y algo maduras ya que en los cutis grasos puede provocar la aparición de granitos. Un buen truco para aprovechar sus beneficios es añadir unas gotas de su aceite esencial en la crema hidratante habitual de rostro y cuerpo.

-ALOE VERA: se le apoda el "doctor verde" debido a que tiene más de 75 nutrientes (vitaminas A, B, E, fósforo, potasio, calcio, hierro, etc.) además de un Ph similar al de la piel, lo que lo convierte en un ingrediente único. Es excelente para regenerar y refrescar la epidermis tras la exposición solar; calma las irritaciones alérgicas de las pieles reactivas, combate el acné, reduce las manchas de la piel y es un fantástico hidratante, incluso para el cabello. Es frecuente encontrarlo como componente de muchos cosméticos, pero también se puede usar la planta directamente sobre la piel. Para ello, se corta una hoja fresca, se lava, se pela y se aplica la gelatina de su interior.
-CALÉNDULA: Si hay una planta ideal para aliviar las quemaduras y otras irritaciones de la piel, es ésta, por eso se incluye en las cremas AFTERSUN. Los productos con caléndula suavizan, calman y descongestionan, por lo que resultan idóneos para las pieles sensibles, delicadas o irritadas, pudiéndose usar incluso en la de los bebes. También es un remedio excelente para tratar cortes, arañazos, rojeces, acné, picaduras de insectos (incluso de medusas), callos y verrugas.


-MANTECA DE KARITÉ: se obtiene al triturar las nueces del árbol de karité, que crece en África. Esta manteca actúa recubriendo la piel con una película invisible que evita la deshidratación y la protege de las agresiones externas, como el sol, el viento, los cambios bruscos de temperatura, etc.  Otra de sus principales acciones es frenar el envejecimiento de la piel, por eso se utiliza sobretodo en cosmética antiedad. También ayuda a calmar la piel irritada o enrojecida, regenerar heridas y minimizar las estrías. La podemos encontrar en infinidad de lociones pero, para tratar zonas muy deterioradas, como codos rugosos o labios agrietados, también se puede aplicar en estado puro directamente sobre la piel.


-AVENA: aunque se suele cultivar para su consumo alimentario, la avena resulta muy valiosa en cosmética, al ser capaz de limpiar, hidratar y proteger a la vez la piel, incluyéndose como ingrediente de jabones, geles y cremas. Los jabones de este cereal proporcionan una limpieza suave y relajante ya que arrastran la suciedad sin dañar la capa hidrolipídica de la piel, y el fósforo que contiene es capaz de rebajar la dureza del agua. En cuanto a su efecto hidratante y protector, se debe a que las proteínas de la avena actúan a modo de barrera que impide la pérdida de agua y mantienen el Ph natural de la piel, incluso la de los niños. Para aprovechar estas propiedades es necesario que el producto contenga al menos un 1% de avena, aunque lo ideal sería entre un 2% y un 5%.

-ALMENDRAS DULCES: el aceite que se obtiene de ellas aporta elasticidad, suavidad y garantiza la renovación del manto hipolipídico en caso de sequedad y deterioro por el frío, el viento o los jabones muy agresivos. Es apto para todo tipo de pieles, por lo que forma parte de bastantes cremas nutritivas, lociones corporales y aceites de masaje. Su olor es peculiar ya que recuerda a las almendras amargas.
-JOJOBA: es una cera que a temperatura ambiente se vuelve líquida y presenta el aspecto de un aceite pero, a diferencia de éste, no muestra una textura untuosa ni grasa. Destaca sobretodo por su capacidad para disolver el exceso de sebo, de ahí que resulte idónea para regular la secreción de grasa tanto en la piel como en el cuero cabelludo pero aportando, a la vez, una profunda hidratación.