martes, 15 de noviembre de 2011

COMO LUCIR UN CUTIS RADIANTE!

Supongo que todas estaréis de acuerdo en que para lucir un buen aspecto es muy importante cuidar nuestra piel para que se muestre radiante y llena de salud, y para conseguirlo es muy importante mantener una limpieza diaria eficaz que potencie los tratamientos de belleza posteriores. El ritual ideal de limpieza tiene que dejar la piel sana, fresca, suave, revitalizada y delicadamente perfumada. Este paso es muy importante ya que si no se retiran correctamente las impurezas de la piel cada día, esta acaba por asfixiarse, lo que impide su funcionamiento normal. La higiene diaria mejora su permeabilidad y permite que los activos de los cosméticos penetren mejor. Lejos de los jabones de toda la vida, la nueva generación de productos de limpieza facial no se limitan a arrastrar la suciedad, sino que además, están específicamente formulados para limpiar sin alterar el manto ácido de la piel. Algunos de ellos incluso aportan tratamiento.
1-RITUAL DE LIMPIEZA DIARIO: cada mujer y cada piel es un mundo, y todas tenemos nuestraas preferencias a la hora de realizar nuestra higiene facial pero, como norma general, la piel debe limpiarse dos veces al día. Al levantarse, es necesario retirar las secreciones acumuladas durante la noche y los restos del tratamiento nocturno para comenzar el día con una nueva luminosidad en la piel. En ese momento, con un poco de tónico sin alcohol empapado en un algodón es suficiente. La piel recuperará su equilibrio y estará preparada para recibir la hidratante y el maquillaje. De noche, sin embargo, la limpieza debe ser más profunda. La piel necesita ser liberada del maquillahe, pero también de las toxinas que ha generado la propia piel y de los efectos acumulados de la polución, calefacción y/o aire acondicionado. De este modo, vuelve a respirar y está más receptiva para los tratamientos de noche (nutritivo, regenerador o antiarrugas). 

2-UNA SOLUCIÓN PARA CADA PROBLEMA: Un buen limpiador nos aporta confort, calma, proporciona el nivel de hidratación adecuado y previene las irritaciones. Elige el producto y textura más adecuados, en función de tu tipo de piel o necesidades:
-COMO DESMAQUILLAR LOS OJOS DE FORMA CORRECTA: Al ser la zona que más residuo acumula, sobre todo por el maquillaje, es preciso usar desmaquillantes específicos que están formulados para esta zona tan delicada y se presentan en textura de gel o bifásicos (un agente limpiador + un aceite emulsionante). Se empapa el producto en un algodón y se pasa por los ojos cerrados, suavemente, sin arrastrar la piel y de arriba abajo, desde la ceja hasta el pómulo.
-PARA QUE TIPO DE PIEL ES RECOMENDABLE LA LECHE DESMAQUILLANTE: Todas las pieles la pueden usar. Las más ligeras son ideales para las pieles más jóvenes y las texturas más ricas, para cutis que necesitan una nutrición extra. Están delicadamente perfumadas y son las preferidas por muchas mujeres. Se aplican con un disco de algodón, y se pasan por la piel en movimientos circulares. A continuación, se retiran con un algodón limpio. Respetan la epidermis, la oxigenan, la hidratan, mantienen su equilibrio hidrolipídico y algunas, incluso la nutren.
-¿DEBEMOS MEZCLAR CON AGUA LAS TEXTURAS QUE FORMAN ESPUMA? Si eres de las que no concibe la limpieza sin agua, hay texturas en gel o crema que forman espuma al mezclarlas con esta. Se aplican con las palmas de las manos en suaves círculos y se aclaran con abundante agua tibia. Son perfectas para utilizar en la ducha por la mañana. 
-LA LIMPIEZA MÁS RÁPIDA: Las toallitas son muy cómodas para uso ocasional, sobre todo durante los viajes. Debemos aplicarlas suavemente por toda la piel y no necesitan aclarado. 
-¿DEBEMOS USAR TÓNICO CADA DÍA?: La respuesta es sí, ya que perfecciona la limpieza y restablece el Ph fisiológico de la piel. Tras impregnar con él un disco de algodón, se distribuye con pequeños golpecitos. Abre los poros obstruidos y elimina el exceso de grasa, por lo que el tamaño del poro se reduce. Se tiene que aplicar siempre tras la limpieza o la exfoliación y antes de la hidratante.
-ELIMINAR CELULAS MUERTAS: Los productos exfoliantes incorporan en su fórmula pequeños gránulos o partículas que practican una microdermoabrasión en la piel para liberarla de impurezas y células muertas que se acumulan en su superfície. Al estimular la renovación celular, la piel recobra su textura fresca y radiante. Lo recomendable es utilizarlos una vez por semana, pero hay exfoliantes con fórmulas tan suaves que pueden ser usados con más frecuencia. Se aplican solos o emulsionados con agua, efectuando suaves círculos, evitando el contorno de los ojos y se aclaran con abundante agua tibia.
-EXTRA DE PURIFICACIÓN: Las pieles con grasa o excesivamente fatigadas pueden encontrar alivio y confort con las mascarillas específicas purificantes, regeneradoras y calmantes. Son desincrustantes y son muy indicadas también para los cutis con tendencia acneica o que presentan imperfecciones. Están formuladas a base de arcillas, regulan el exceso de producción de sebo y hacen recuperar a la piel la tonicidad perdida. Se aplican una vez por semana y mejor en un día diferente al del exfoliante.

3-ACTIVOS PRINCIPALES: Los ingredientes de los cosméticos limpiadores actúan en sinergia para una mayor efectividad.
-LIMPIADORAS:
*Emulsionantes: Disuelven el maquillaje y las impurezas.
*Emolientes: son aceites afines a la piel que equilibran la función limpiadora.
*Bisabolol: Ingrediente activo de la comila que calma y suaviza.
*Glicerina: Poderoso hidratante, capta y retiene la humedad ambiental.
*Antioxidantes: Como la Vitamina E, que protege las membranas celulares y posee propiedades antienvejecimiento y antirradicales libres.
-ANTI-GRASA: 
*Ácido acetilsalicílico: Se encuentra en el árbol del sauce. Es purificante, reduce las imperfecciones y elimina las células muertas que obstruyen los poros.
-EXFOLIANTES:
*Proteasa: Exfoliante enzimático obtenido por fermentación que elimina las células muertas.
*Ácido láctico: Tiene importantes propiedades anti-acné, antibacteriana y reguladora del Ph.
-TÓNICOS:
*Hamamelis: Astringente y purificante, descongestiona y suaviza.
*Aloe: Hidratante, regenerador y cicatrizante, favorece la formación de colágeno.
-MASCARILLAS:
*Arcillas: Actúan a modo de microesponjas al absorber el exceso de grasa de la piel.

4-LIMPIEZA DE LA PIEL SEGÚN LA EDAD:
-Piel jóven: suele presentar más brillos, exceso de grasa, puntos negros e incluso una apariencia más escamosa. También tiene una acusada tendencia a desarrollar acné, por lo que necesita productos muy suaves con activos que normalicen la producción de grasa y la absorban, pero sin provocar efecto rebote. Los productos limpiadores deben ser suaves, antibacterianos, con ph neutro y que respeten el equilibrio fisiológico de la piel. Las fórmulas más agradables son las de limpieza al agua, a base de geles espumantes o espumas que aportan sensación de pureza y frscor. Si tu piel es sensible, utiliza aguas termales mejor que tónicos, ya que las tolera mejor al tenr activos calmantes, antiirritantes y suavizantes. Los productos limpiadores deberían llevar complejos solubilizantes que eliminen el maquillaje sin frotar.
-A partir de los 45 años: con el paso del tiempo, las necesidades de la piel cambian cada vez a mayor velocidad, ya que sus funciones esenciales se ven afectadas. La piel madura se vuelve cada vez más fina y seca, sensible e irritable, y aumenta la falta de confort. Además, al debilitarse los tejidos de soporte, va perdiendo firmeza y elasticidad; y la pérdida de luminosidad es cada vez más intensa. Para este tipo de pieles se recomiendadn cuidados faciales que combinen una intensa hidratación y nutrición para redensificar su estructura. Si aparecen manchas debidas a los daños por el exceso de sol, debemos tener presentes dos frentes: mantener unos hábitos rigurosos de exfoliación de la piel; y actuar allí donde se forman, es decir, regulando la producción de melanina.