domingo, 13 de noviembre de 2011

COMO CONSEGUIR UN CUERPO BONITO Y JOVEN

Con el paso de los años, no solo nuestro rostro envejece ya que también en nuestro cuerpo van apareciendo los signos de la edad. Para evitar problemas tan frecuentes como la sequedad, la descamación o la flacidez, podemos poner en práctica los siguientes consejos:
1-PIEL MÁS FINA Y SIN DESCAMACIÓN: A medida que pasa el tiempo, la piel de determinadas zonas, especialmente codos, rodillas y talones, se vuelve más gruesa y rugosa. En los brazos y las piernas, además, suele producirse descamación, apareciendo unas antiestéticas pielecillas blancas. Ante esta situación, la prioridad es eliminar, mediante la exfoliación, las células muertas y las impurezas que se van acumulando sobre la piel. Las cremas exfoliantes se aplican sobre todo el cuerpo durante la ducha y se aclaran después con agua. Se aconseja usarlas una vez cada 15 días. Se consigue una piel más suave, fina y sin descamación. En las zonas muy rugosas, también se puede utilizar una banda o un guante de crin o, en los pies, masajes con piedra pómez.
2-HIDRATACIÓN PARA UNA PIEL SUAVE: Con la edad, la piel tiene cada vez más dificultades para retener el agua en su interior, por lo que aumentan los problemas de tirantez y sequedad. Por esta razón, es muy importante garantizar un aporte extra de hidratación, utilizando productos adecuados. Aplicando una hidratante corporal a diario, preferentemente después de la ducha, conseguirás una piel más suave, elástica y uniforme. Si tu piel es muy seca, puedes utilizar un aceite corporal, un producto más untuoso y cubriente.
3-CUERPO FIRME Y PIEL ELÁSTICA: Los años hacen que la piel se renueve a menor velocidad y pierda colágeno, el responsable de su elasticidad y firmeza. Si a esto le sumamos una exposición excesiva al sol, frecuentes cambios de peso, duchas con el agua muy caliente, sedentarismo, embarazos, etc, el problema se agrav aún más. Para mantener la piel firme y elástica, debes practicar ejercicio con regularidad. Además, es importante evitar los cambios bruscos de peso (como los que tienen lugar con las dietas de efecto yo-yo), y comer frutas y verduras con frecuencia. También puedes aplicar una crema reafirmante a diario, especialmente en zonas tan delicadas como los senos o el vientre.
4-CUERPO MÁS LIGERO Y ESBELTO: Si te notas el cuerpo pesado, el vientre y las piernas hinchadas, sensación de hormigueo en los tobillos, etc, es posible que sea consecuencia de la mala circulación de la sangre y la retención de líquidos. Los zapatos altos y estrechos, la ropa demasiado ajustada, el sedentarismo y el calor excesivo de la calefacción agravan todavía más el problema. Para estimular la circulación de retorno (la que devuelve la sangre al corazón) procura caminar a diario y hacer ejercicio con regularidad. No pases demasiado tiempo sentada o de pie y lleva calzado cómodo y ropas holgadas. Date duchas de agua fría en las piernas y vientre empezando en los pies y acabando en la cintura. También puedes usar productos específicos para descongestionar y refrescar las piernas y los pies.
5-COSAS QUE DEBES EVITAR:
-Tabaco y alcohol: El alquitrán del tabaco resta oxígeno a la piel, acelerando el proceso de envejecimiento. El Alcohol aumenta la pérdida de líquidos y reseca la piel.
-Calefacción y aire acondicionado: Resecan el ambiente y la piel pierde humedad.
-Aguas calcáreas: Si en tu población el agua es excesivamente rica en cal, notarás que tienes la piel más seca de lo habitual. Puedes evitarlo utilizando un filtro en el grifo.
-Prendas sintéticas: No dejan respirar la piel, por lo que aumentan los problemas de sequedad, asperezas, etc.