jueves, 28 de abril de 2011

DIETAS FAMOSAS A EXAMEN: DIETA DEPURATIVA CON SIROPE DE SAVIA

Hola chicas! Aquí estoy con la segunda entrega de dietas. Quizás esta no sea tan conocida como la anterior, pero también genera controversia. Hoy os dejo un poquito de información sobre ella, a ver que os parece.
Esta dieta se basa en un jarabe de venta en herbolarios, mezcla de savia de arce de Canadá y de palmeras del sur de Asia. Quienes la defienden argumentan que contiene todos los minerales, proteínas e hidratos de carbono necesarios, lo cual no es cierto.
Existen otras dietas desintoxicantes como la vegetariana, las monodietas, o el ayuno, aconsejadas por algunos médicos durante pocos días y siempre bajo su estricto control.

1-EN QUÉ CONSISTE: durante la semana o los diez días que dura la dieta, se toman diariamente de 8 a 10 vasos de mezcla de sirope de savia.
-Ésta contiene agua mineral, el jarabe de sirope, zumo de limón y pimienta de cayena o pimentón.
-No se ingiere ningún otro alimento ni complejos vitamínicos, aunque hay otras versiones que incluyen determinados suplementos alimenticios.
-Tres días antes de empezar se hace una dieta de transición (se permite tomar pan y arroz integrales, zumos de diferentes frutas, caldo de verduras y fruta) en la que se introduce el sirope de forma gradual.
-Cuando termina la monodieta y durante otros tres días, se repite la de transición y se reduce la cantidad de sirope de savia paulatinamente.



2-VENTAJAS: los kilos perdidos no se recuperan si tras la cura se mantiene una alimentación natural y equilibrada, según las empresas que comercializan el sirope.
3-INCONVENIENTES: es una dieta de ayuno que no aporta al organismo todos los nutrientes que necesita.
-Es monótona.
-Para algunos endocrinólogos, no hacen falta dietas depurativas, puesto que el riñon es un órgano muy eficaz para eliminar las toxinas que se generan cada día. Argumentan que con una dieta sana y equilibrada con cantidades suficientes de frutas, verduras y líquidos basta.
4-LA OPINIÓN DEL EXPERTO: esta dieta es muy desequilibrada y favorece la pérdida de masa libre de grasa, y por lo tanto de agua, glucógeno y masa muscular. Respecto a sus consecuencias en el terreno de la salud puede inducir a un deterioro de la función renal, elevación del ácido úrico y trastornos electrolíticos, por lo que no es en absoluto aconsejable. La recuperación del peso es la norma tras la aplicación de estas dietas desequilibradas que son generadoras de alteraciones en el estado de salud y no fomentan la reducción selectiva de la masa grasa.