martes, 22 de marzo de 2011

CREMAS REDUCTORAS, COMO USARLAS.

La primavera ya esta aquí y con ella, muchas ya hemos comenzado nuestra operación bikini para poder lucir una silueta envidiable este verano. Estos últimos días os he estado hablando sobre como adelgazar o moldear aquellas zonas de nuestro cuerpo que aun tenemos que perfeccionar pero en todo buen plan, a parte de comer de forma equilibrada y realizar ejercicio, hay una parte en la que necesitamos la ayuda de los productos cosméticos mas avanzados y hoy os voy a hablar de esa parte. Muchas veces probamos montones de productos sin ver resultados, algunos de esos productos probablemente no servirán, pero otros sí que lo hacen aunque no siempre sabemos sacarles todo el jugo. En este post os dejaré unos sencillos consejos para aprovechar al máximo las propiedades de las cremas reductoras.

1-MOLDEAR LA FIGURA SIN GRANDES ESFUERZOS: entre los 20 y los 30 años la celulitis suele ser nuestra mayor preocupación pero a partir de los 30 se añade un nuevo problema. Debido a los embarazos, los cambios de peso y la reducción de la producción de estrógenos, nuestro cuerpo comienza a perder su forma original, la cintura se ensancha y desdibuja, el vientre se vuelve más prominente y se gana una o dos tallas de pantalón. Conseguir redefinir nuestra silueta es el objetivo de las cremas remodelantes que reafirman la piel y combaten la acumulación de grasas en las zonas más rebeldes mejorando también la celulitis.

2-COSMÉTICA DE ALTA PRECISIÓN: el secreto de estos productos se debe a la eficacia de sus principios activos, los cuales actúan desde varios frentes.
-Activos quemagrasas: la cafeína, el té, el ginseng, la carnitina, etc, son algunos de los ingredientes que mejor eliminan las grasas acumuladas ayudando a afinar la silueta.
-Activos reafirmantes: al aplicar estos productos podemos apreciar en pocos días que nuestra piel se nota más firme, como si una mala envolviera nuestro cuerpo. Algunos de los ingredientes responsables de este efecto son: extracto de centella asiática, soja, algas, colágeno y retinol.
3-MASAJE PARA AUMENTAR SU EFICACIA: para aprovechar al máximo las propiedades de una crema es necesario aplicarla de la forma adecuada.
-Brazos torneados: a partir de los 35 años la mayoría de las mujeres notan como la piel de la cara interna de los brazos se columpia al sazonar un plato. Si este es tu caso debes redefinir los músculos de la zona y combatir la falta de elasticidad en la piel aplicando la crema reductora con movimientos verticales.
-Vientre plano: el abdomen es una de las zonas que soporta más cambios a lo largo de nuestra vida y a partir de los 45 años los excesos tienden además a almacenarse justo aquí. Si extiendes la crema reductora con masajes circulares siguiendo el sentido de las agujas del reloj, notarás antes los resultados.
-Cintura definida: aplica la crema con movimientos verticales en los dos lados del tronco y no te olvides de la parte baja de la espalda porque cuanta menos grasa se instale allí, más respingón se verá tu trasero.
-Eleva los glúteos y afina las caderas: en estas zonas las células adiposas pueden aumentar su volumen hasta 27 veces facilitando la aparición de la celulitis y la flacidez. Para disolverlas aplica la crema haciendo círculos muy vigorosos en dirección ascendente.
-Piernas de anuncio: para facilitar la circulación de retorno, extiende la crema desde las rodillas hasta la parte superior de los muslos.

4-CAMBIA DE HÁBITOS: si sigues estos consejos en pocas semanas te notarás la figura más estilizada y atractiva.
-Más agua: la hinchazón se debe en la mayoría de casos a una escasa ingestión de líquidos y a una dieta rica en sal, conservas, precocinados y refrescos con gas. Para reducir el volumen y sentirte más ligera bebe 2 litros de líquidos al día: agua, caldos, infusiones, zumos, etc.
-Come mejor: come cinco raciones de hortalizas y frutas cada día y lograrás mantenerte en tu peso sin sacrificios.
-Duerme las horas necesarias: la falta de descanso dispara la hormona que abre el apetito y favorece la acumulación de grasas en el vientre. Para evitarlo, intenta dormir un mínimo de 7 horas al día.